La costumbre fue esa vida…

enero 9, 2008

 

Hoy, ordenando un poco los libros en mi estante de habitación con lámpara, espejo y taza de café; encontré dos cartillas de resúmenes y una vieja tarjeta personal mía de un trabajo de tres años atrás. En estos, había escrito algunos apuntes, no recuerdo si con un fin determinado. Imagino que como recursos para un cuento o un poema. Los copio acá porque me gustaron. Y porque de alguna manera sucedió aquel fenómeno extrañísimo que produce el olvido cuando se encuentra con algo o alguien del pasado. En este caso mi expresión fue: ¿Yo escribí esto? ¿En serio? ¿Yo?

Primera cartilla 

– La costumbre fue esa vida, donde cada noche se anunciaba el concierto de otro mundo.

– Confin del mundo.

– Me exilio en la siguiente escena…

– Ojos autobiográficos cerrados.

– Aquí las aves se han quedado dormidas.

– (El paréntesis ahorcando estás palabras).

– Ahí mi velador sin pasaporte, allí tu tarareada soledad.

Segunda cartilla

– La función de quienes escribimos es la misma que la función de los ventrílocuos. Nosotros hablamos, pero son los personajes quienes dicen. Viven. Y lloran.

– Yo me resfrío pero eres tú quien estornuda.

Tarjeta personal

– Despertó oliendo a cama destendida y copas rotas.

– Todo lo que se acerca me espanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: