Correspondencia

enero 9, 2008

Querido Martín, esta carta podría acabarse en la segunda línea, pero dime acaso, si en dos líneas alcanza una mujer de traje negro, algunas cuadras por donde uno pueda caminar tranquilamente, una noche de invierno limeño y el desconcierto que todo esto podría ocasionar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: