Ayer llegué hoy.

julio 23, 2007

Tienes una cara de Woody Allen aburrido, Pelicorto, y me vienes con la sonrisa falsa de dientes morados, de vino tinto, de insolada desolación. Y peor, en serio, peor cuando piensas en ella, la del síndrome que no tiene cura ni nombre porque la idiotez no tiene remedio, y preguntas: ¿Por qué me gusta…? y nadie responde ni explica. Y es insolentemente divertido ver como cuestionas a los demás sobre algo tan peculiar, tan del fin del mundo que no importa; y claro, preguntas, lógicamente, porque ni siquiera sabes tú la respuesta, Pelicorto, jaja, porque también eres parte del enigma, y también el pantalón pijama, con P de psicotrópico que vistes y el polo de granadas y Mario Bross que te tapa la carne que tapa los alimentos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: