22 de agosto

abril 15, 2007

Aquel día Pedro no estaba. 

– Soy un hombre honrado, Señor – mentí.
– Sí, lo sé – dijo Dios, mintiéndome.

Entonces abrí la puerta y salí entre las piernas de una mujer. Otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: